Contra la perversión del discurso feminista

By | 1 marzo, 2018

Por primera vez en este blog, me voy a permitir introducir algunas ideas que no están directamente relacionadas con la Tecnología Educativa, sino con la institución a la que llevo dedicada más de 25 años: la Universidad de Murcia.

Estamos en campaña electoral en la @UMU y es la segunda vez que voy en una candidatura como Vicerrectora, así que soy parte interesada. Pero también puedo juzgar la situación con conocimiento de causa, pues vivirlo desde dentro es un todo un aprendizaje y una experiencia fascinante. Y veo conductas que se repiten que me causan mucha tristeza. Ingenuamente, creía que habíamos aprendido de la experiencia de hace cuatro años, pero no es así. Distintas caras, mismos malos modos.

He amanecido esta mañana con un artículo en prensa que ha publicado un colectivo de mujeres, sin nombre ni cara porque en su web no aparecen, son solamente “mujeres”. Pero yo también lo soy y no quiero ser utilizada por un colectivo que practica este tipo de artimañas electoralistas. En el artículo se afirma que Pablo Artal no ha respondido a un cuestionario que ellas han enviado. ¿Qué cuestionario? ¿Cómo lo han enviado? Porque lo estamos buscando para averiguar qué ha pasado, pero no lo encontramos. ¿No es posible que lo hayan enviado mal? ¿O que no lo hayan enviado? ¿No han conseguido encontrar al candidato? Porque si algo tenemos claro es que en estas tres semanas los cinco candidatos han sido muy fáciles de localizar, si no, que se lo pregunten a alguna alumna que estaba “artal” de correos (@AliciaRuTo, pincha).

Llevamos toda la campaña sufriendo el acoso a nuestros carteles, la difamación y los bulos. Pero llegando al final de la campaña, ha llegado la artillería pesada. Y me molesta especialmente por la perversión del discurso feminista. Soy mujer y además orgullosa de serlo. Llevo toda mi vida trabajando. Y no estoy con Pablo Artal por cuota ni como mujer florero. Pablo ha conformado un equipo profesional, capaz de ponerse a trabajar desde el primer día si salimos elegidos. Y un equipo en el que nos ha dejado a todos hablar y expresarnos, algo que no todas las candidaturas pueden decir, puesto que en algún caso ha sido imposible organizar debates sectoriales. Ignoramos los porqués y no queremos especular, pues alguna compañera puede sentirse herida. Yo de hecho lo estaría si mi candidato no confiase en mí para participar en un debate sectorial. El mío me va a dejar hablar esta mañana todo lo que yo quiera sobre formación (os invito, hoy a las 12:30 en el salón de actos Luis Vives).

No quiero extenderme, porque el artículo no merece más publicidad de la que ya tiene, pero en el fondo me parece una ofensa hacia las mujeres. Me parece que devalúa la lucha feminista de tantos años, porque la utiliza con fines electoralistas en favor de determinadas candidaturas. No hay mejor defensa de las mujeres que reconocer nuestra valía, así que gracias @ArtalRectorUM por confiar en mí, por creer en mis ideas para mejorar la formación y la innovación educativa en la Universidad de Murcia, por dejarme completa libertad para expresarme y por creer que nuestra universidad puede ser mejor.

Yo confío en que algún día la Universidad de Murcia pueda tener una Rectora, pero confío en que asuma el cargo no por ser mujer, sino por ser competente, por ser inteligente, por ser valiosa como persona y como universitaria. Y tendrá mi voto.

acto_formación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


cinco − = 2