Author Archives: Paz Prendes

Tecnologías y democracia

Es ya un lugar manido y común hablar de la sociedad de las tecnologías, de la era de la información y la comunicación, de la importancia de las tecnologías en el siglo XXI,… Pero a pesar de que parecemos tener asumida nuestra realidad, en el fondo no creo que seamos conscientes de las implicaciones reales de esta nueva sociedad. Y esta reflexión viene al hilo de la política en estos últimos años en España, me explico.

Las tecnologías son a la par visibles e invisibles. Son muy visibles, pues a ver cuántas personas salen por la mañana a trabajar sin su móvil, cuántas no usan tecnologías para desplazarse, o cuántas llegan al trabajo y no tienen que usar ningún dispositivo tecnológico o máquina para hacer su trabajo. Pero a la par son invisibles, pues estamos a menudo en línea sin ser conscientes y las máquinas almacenan información sobre nosotros sin que nos demos cuenta, por poner dos ejemplos. El mito de Gran Hermano (y me refiero a la novela, no al programa de la televisión) poco a poco se va haciendo realidad y no nos hemos percatado de ello.

Esta realidad mutante hace que la información llegue más fácilmente a todos, pero no todos la descodifican del mismo modo ni con la misma capacidad para aprender de ella. Hace ya muchos años presenté una conferencia de Derrick De Kerckhove organizada por la CAM en Murcia. En esa conferencia, el ilustre y reputado De Kerckhove planteaba que las tecnologías democratizan la sociedad. En el turno de preguntas y para romper el hielo, le planteé si realmente él creía que las tecnologías eran democráticas, si de verdad él consideraba que contribuiría a igualarnos. E insistió en que sí. Yo tenía mis grandes dudas y en la actualidad las sigo teniendo, pues la realidad es muy obstinada y se empeña en demostrarnos que no somos todos iguales.

En los movimientos políticos de los últimos años en España estamos viviendo realidades que me sirven también para la reflexión sobre las tecnologías. Tras el 15-M pudimos ver el auge de partidos que no pertenecían al sistema (eso que ellos denominaban despectivamente “casta” y a la cual están tan bien acoplados ahora) y que se movían de forma disruptiva desde los márgenes del sistema. Y en las recientes elecciones de Andalucía lo hemos vuelto a ver: un partido sin estructura institucional que aparece con cientos de miles de votos. Más allá de reflexiones políticas o sociológicas en las que no quiero entrar, en ambos casos la red ha servido como vehículo indiscutible de propaganda política. Y no solamente “la red” en sentido grandilocuente, sino el “peer to peer”, la comunicación directa entre usuarios, las redes sociales y el envío de información digital de forma fácil y rápida. Las redes como instrumento para difundir información (en ambos sentidos, la de los propios partidos y la de los antagonistas que promueven la difamación, las llamadas últimamente “fake news”).

Entendiendo estos ejemplos, sí podemos pensar que las redes están contribuyendo a la democracia, pero no a la democratización. Nos están facilitando la información y la comunicación, pero para ser capaces de discernir, juzgar, reflexionar o criticar toda esta información hay que tener, sin duda, una gran capacidad y un enorme espíritu crítico, aspectos en los cuales las tecnologías no nos forman por sí mismas. Arrimando el ascua a mi sardina, todos estos pensamientos en voz alta me sirven para reclamar una vez más una educación que nos ayude a entender nuestro mundo de tecnologías; una educación que nos forme para la sociedad en la que vivimos y en la que viviremos; una educación abierta a los tiempos y flexible para responder a sus demandas; una educación que forme a los estudiantes del presente pensando en los ciudadanos del futuro; y una educación que de verdad considere las tecnologías como una herramienta poderosa que, al igual que un martillo, puede servir para dar forma al David de Miguel Ángel o para romperte un dedo.

Sobre la especialización en la universidad

La enseñanza superior es la etapa más avanzada de nuestro sistema de formación reglada. Cuando uno accede a la universidad y se matricula en un grado, posgrado o doctorado, lo hace con la ilusión y la confianza de que va a encontrar profesionales especializados que le enseñarán el conocimiento más avanzado que existe en un determinado ámbito.

Hace ya algunos años que la universidad pública ha venido cubriendo sus necesidades docentes con profesorado que se contrata con unos baremos que no siempre permiten elegir a los especialistas, profesorado que en ocasiones no tiene titulación específica relacionada con el título y profesorado que, además, dispone de escaso tiempo para dedicar a la investigación o a la gestión en la universidad. Es una situación que desde hace tiempo muchos venimos denunciando e intentando revertir, pues va conduciendo de modo progresivo a las universidades a su autodestrucción en tanto que instituciones garantes de esa superespecialización y de esa profesionalización que nuestros alumnos y nuestra sociedad buscan y se merecen encontrar.

Pero lo visto en esta última semana en mi Universidad rebasa todos los límites posibles de mi imaginación. Supongan que una facultad universitaria decide impartir un título en chino, porque quiere abrirse al mercado chino. Piensen en medicina, veterinaria, derecho, física, economía,… cualquier título. ¿Qué podríamos hacer? Pues contratar a profesorado que hable chino y que sea experto en ese ámbito, ¿verdad? Es lo que nuestro sentido común nos induce a pensar.

Piensen ahora en la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia que quiere impartir un título en alemán. ¿Y quién va a impartirlo? Pues personas que sepan alemán, porque serán profesores del área de conocimiento de Filología Alemana según ha aprobado el Consejo de Gobierno de nuestra universidad. No pongo en duda que sabrán muchísimo de fonética, lingüística, literatura o cultura alemanas, ya que serán filólogos, pero ¿qué saben de educación para impartir clase en 4º curso de grado de Maestro de Primaria? ¿Qué saben de didáctica y diseño curricular? ¿Qué saben de Tecnología Educativa? Nos da igual, lo importante es que sepan alemán, que es el idioma en el que darán clase. Del contenido de las asignaturas ya se improvisará sobre la marcha. Eso es exactamente lo que se ha aprobado en mi universidad.

Y lo más alucinante de esta situación es que la propuesta ha partido de la propia Facultad de Educación. Pues sí, somos así de generosos con nuestras titulaciones, ya ven. Pero ha sido ratificada en Consejo de Gobierno, presidido por nuestro Rector. ¿A alguien se le ha ocurrido preguntar algo sobre la idoneidad, el conocimiento especializado, las áreas propias del ámbito,…? Pues no, porque estamos en la universidad pública y así nos las gastamos. Después criticamos a las privadas, que también las hacen muy gordas, sin duda, pero caemos en la autocomplacencia con todo lo nuestro.

Por favor, yo domino el español, les aseguro que lo hablo y lo escribo correctamente. Quiero dar clase en Veterinaria, que sabiendo español puedo, ¿verdad? ¿Y qué tal en Óptica? Señor Rector, solicito el cambio de área, que dominando el idioma es suficiente, ¿verdad? Al menos, eso acaban ustedes de aprobar.

Contra la perversión del discurso feminista

Por primera vez en este blog, me voy a permitir introducir algunas ideas que no están directamente relacionadas con la Tecnología Educativa, sino con la institución a la que llevo dedicada más de 25 años: la Universidad de Murcia.

Estamos en campaña electoral en la @UMU y es la segunda vez que voy en una candidatura como Vicerrectora, así que soy parte interesada. Pero también puedo juzgar la situación con conocimiento de causa, pues vivirlo desde dentro es un todo un aprendizaje y una experiencia fascinante. Y veo conductas que se repiten que me causan mucha tristeza. Ingenuamente, creía que habíamos aprendido de la experiencia de hace cuatro años, pero no es así. Distintas caras, mismos malos modos.

He amanecido esta mañana con un artículo en prensa que ha publicado un colectivo de mujeres, sin nombre ni cara porque en su web no aparecen, son solamente “mujeres”. Pero yo también lo soy y no quiero ser utilizada por un colectivo que practica este tipo de artimañas electoralistas. En el artículo se afirma que Pablo Artal no ha respondido a un cuestionario que ellas han enviado. ¿Qué cuestionario? ¿Cómo lo han enviado? Porque lo estamos buscando para averiguar qué ha pasado, pero no lo encontramos. ¿No es posible que lo hayan enviado mal? ¿O que no lo hayan enviado? ¿No han conseguido encontrar al candidato? Porque si algo tenemos claro es que en estas tres semanas los cinco candidatos han sido muy fáciles de localizar, si no, que se lo pregunten a alguna alumna que estaba “artal” de correos (@AliciaRuTo, pincha).

Llevamos toda la campaña sufriendo el acoso a nuestros carteles, la difamación y los bulos. Pero llegando al final de la campaña, ha llegado la artillería pesada. Y me molesta especialmente por la perversión del discurso feminista. Soy mujer y además orgullosa de serlo. Llevo toda mi vida trabajando. Y no estoy con Pablo Artal por cuota ni como mujer florero. Pablo ha conformado un equipo profesional, capaz de ponerse a trabajar desde el primer día si salimos elegidos. Y un equipo en el que nos ha dejado a todos hablar y expresarnos, algo que no todas las candidaturas pueden decir, puesto que en algún caso ha sido imposible organizar debates sectoriales. Ignoramos los porqués y no queremos especular, pues alguna compañera puede sentirse herida. Yo de hecho lo estaría si mi candidato no confiase en mí para participar en un debate sectorial. El mío me va a dejar hablar esta mañana todo lo que yo quiera sobre formación (os invito, hoy a las 12:30 en el salón de actos Luis Vives).

No quiero extenderme, porque el artículo no merece más publicidad de la que ya tiene, pero en el fondo me parece una ofensa hacia las mujeres. Me parece que devalúa la lucha feminista de tantos años, porque la utiliza con fines electoralistas en favor de determinadas candidaturas. No hay mejor defensa de las mujeres que reconocer nuestra valía, así que gracias @ArtalRectorUM por confiar en mí, por creer en mis ideas para mejorar la formación y la innovación educativa en la Universidad de Murcia, por dejarme completa libertad para expresarme y por creer que nuestra universidad puede ser mejor.

Yo confío en que algún día la Universidad de Murcia pueda tener una Rectora, pero confío en que asuma el cargo no por ser mujer, sino por ser competente, por ser inteligente, por ser valiosa como persona y como universitaria. Y tendrá mi voto.

acto_formación

Tutoría en la universidad

En “Profesorado, Revista de Curriculum y Formación del Profesorado” acabo de publicar un trabajo escrito con Patricia López Vicent, compañera de la Universidad de Murcia, sobre la importancia de la tutoría académica en la universidad. Los estudios de enseñanza superior tradicionalmente se han caracterizado por centrarse en los contenidos y las clases magistrales. Pero en las décadas más recientes y de modo más significativo desde los acuerdos de Bolonia y la convergencia europea, se ha venido trabajando en las universidades para cambiar el modelo que sustenta nuestra enseñanza. En esta línea de innovación metodológica, uno de los elementos que hemos incorporado a nuestras prácticas es la tutoría como herramienta académica para trabajar con nuestros alumnos no solamente los contenidos, sino las competencias.

Para acceder a la versión completa del artículo, pincha aquí. A continuación recogemos el resumen y el abstract del artículo, que confiamos en que sea de interés.

Resumen:
Con el proceso de Bolonia la tutoría es una de las acciones docentes que marcan el cambio en nuestras instituciones de enseñanza superior. Supone hablar de un nuevo rol docente que amplía su acción formativa hacia aspectos que van más allá de lo estrictamente curricular y que nos conducen hacia una personalización de la acción docente, lo cual a su vez redunda en la calidad de la enseñanza y en un modelo universitario centrado en el alumno. Y si en estos procesos de tutoría incluimos el uso de las TIC, hablaremos entonces de un modelo de acción tutorial más flexible y ajustado a las necesidades de los alumnos. Partiendo de estas premisas, la tutoría electrónica puede entenderse como un elemento de calidad en la acción formativa de nuestras instituciones de enseñanza superior. En 2009 en la Universidad de Murcia se propone la tutoría electrónica como un proyecto de innovación del Vicerrectorado de Convergencia Europea e Innovación. A partir del curso 2010/2011 se asume como un modelo de acción tutorial implantado y conocido por la comunidad universitaria. Este artículo recoge el análisis de este proceso de implantación de la tutoría electrónica desde sus comienzos en el curso 2009/2010. Se ha utilizado una metodología cuantitativa a través de un estudio tipo encuesta de carácter longitudinal que recoge datos durante 3 cursos académicos -considerados como el reflejo del proceso de innovación, de implantación y de consolidación-. Se ha empleado un cuestionario en línea aplicado al profesorado de dicha universidad cuyos resultados reflejan el uso diverso que se hace de esta modalidad de tutoría y el grado de satisfacción del mismo. Las conclusiones conducen a observar la tutoría electrónica como una acción formativa altamente valorada por el profesorado, coincidiendo así plenamente con los resultados de investigaciones previa.

Abstract:

Tutoring is one of most innovative teaching actions in the introduction of the Bolonia process in higher education. It is directly linked to the new role of university professors, incorporating not only curricular activity but also the personalization of teaching and what this entails. This has a knock-on effect in that it enhances quality through a new student-centered model. If moreover we include the possibilities afforded by ICT, we are talking about a flexible tutoring model that is responds to the real needs of today’s students. So virtual tutoring can be understood as a quality element of teaching in higher education. Virtual tutoring was proposed as an educational innovation in our University in 2009 by the Vicechancellor of European Convergence and Innovation. After the process of implementation, this bimodal system of tutoring is now considered as part of our usual model of work and it is well known by all the university community. This article presents the analysis of this process over three academic courses. We have used a quantitative approach with a questionnaire, applied during this period. The survey was carried out online. Results show that the virtual tutoring is used for diverse purposes and there is great satisfaction among the participants in this study. Our conclusions are important in explaining that this system is a value for our academic community, as has been reported in other studies.

Palabras clave: comunicación electrónica, enseñanza superior, innovación educativa, profesorado universitario, tutoría electrónica, uso de tecnologías en educación

Key words: digital communication, university, educational innovation, university teachers, electronic tutors, technologies in education

 

Competencia digital

En todos los listados de competencias generales de las universidades españolas aparece la competencia para el uso de tecnologías de la información y la comunicación y aspectos diversos relacionados con la competencia digital. Hablar de competencia digital supone referirse a una de las 7 competencias clave del ciudadano del siglo XXI. Y supone por tanto referirse a una de las competencias que las instituciones de enseñanza deberían promover en sus alumnos.

Si para cualquier titulación es importante reconocer esta realidad, en el caso de las titulaciones de maestro es una obligación inexcusable, pues la tenemos recogida en las normativas europeas y españolas sobre formación del profesorado de infantil, primaria y secundaria.

Por lo tanto, no es una opinión personal sino una necesidad de reconocer los imperativos del contexto actual, de la sociedad actual, del mercado laboral actual,… y de nuestras normas vigentes en la actualidad.

A partir de este punto, que alguien me explique por qué en las titulaciones de maestro hay que estar peleando por los créditos para poder conformar, al menos, una asignatura enfocada a la formación docente en competencias digitales. Hasta el INTEF está trabajando desde hace años en un modelo de competencia digital docente y más recientemente nos ha llegado la noticia de que están incluso trabajando en pruebas de certificación para el profesorado. Pero nosotros a lo nuestro, a seguir peleando.

Ciencia, mujeres y la Wikipedia

Continuando con mis experiencias aquí en la Universidad de Edimburgo traigo a mi blog otra sumamente interesante, sin lugar a dudas. La idea original parte, según me ha explicado Marshall Dozier, del dato real en relación con la Wikipedia consistente en que hay muy poca información sobre científicas con entrada propia en la famosa enciclopedia digital y, por otra parte, el número de editoras de información no llega al 20%.

Captura de pantalla 2015-07-16 a la(s) 18.56.15A partir de estos datos, trabajan con la Wikipedia como un modo de promover la competencia digital de los asistentes al programa. El proyecto se llama Women, Science and Scottish History editathon series. En torno al objetivo de contribuir a la información de la Wikipedia, han construido un proyecto en el cual investigan y construyen información sobre la contribución de las mujeres a la ciencia, su importancia en la historia de Escocia, la relevancia de la colaboración en internet y la información abierta,…

El artículo sobre el que empezaron a trabajar surge de su propio contexto: “Edinburgh 7” representa el grupo de 7 mujeres pioneras que se matricularon por vez primera en la Facultad de Medicina creando gran revuelo. A partir de ahí han ido incrementando la información recopilada y mejorando con ella la Wikipedia.

En el enlace al proyecto que os facilito hay información completa y además hay tutoriales y contenidos de interés general para trabajar con la Wikipedia. Ánimo y manos a la obra, a ver si incrementamos la información en español con proyectos tan interesantes como éste.

Aprendiendo sobre “Digital Footprint” en la Universidad de Edimburgo

DF_logo_300_190(English below)

Durante este mes de julio estoy realizando una estancia de investigación en la Universidad de Edimburgo, con la profesora Sian Bayne y el doctor Hamish Macleod, de la Moray House School of Education.

Entre los diversos proyectos de interés que estoy conociendo, me ha llamado especialmente la atención uno de ellos que está relacionado con la identidad digital de los alumnos y la conciencia -o la falta de ella- que tienen de la huella que dejan en la red cada vez que participan, intervienen, publican,… o de forma pasiva cuando alguien más marca, menciona, reenvía,…

A partir de esta idea, han diseñado un plan de intervención con estudiantes que de forma paralela lleva aparejado un plan de investigación. Os dejo el enlace al portal web sobre el proyecto, “Digital Footprint” que me ha explicado LOUISE CONNELLY, miembro del equipo que está poniendo en marcha esta iniciativa y que trabaja en el Institute for Academic Development (IAD) de la Universidad de Edimburgo. Gracias, Louise.

This July I am visiting the University of Edimburgh as a visitor researcher in the Moray House School of Education with Sian Bayne and Hamish Macleod. I have had the opportunity to know something about some really interesting projects, one of them is relative to digital footprint. The digital footprint is relevant for students to know how they are building a digital identity and not always in a conscious way because this footprint is built with their own actions on the internet but also with the actions of other people. This idea is the beginning point to develop a project of intervention with students plus a research project to recolect relevant information. Here I put the link to the web site of this project that Louise Connelly has explained me kindly. Louise is member of the team and she currently works in the Institute for Academic Development (IAD) at the University of Edinburgh. Thank you, Louise.

 

Recursos en abierto

Desde hace unos años el grupo de investigación que dirijo viene trabajando en la línea de publicar recursos en formato abierto (open access) a través de repositorios institucionales como es Digitum, materiales docentes en el portal OCW o diversas publicaciones de recursos propios con licencia creative commons. Recientemente anunciábamos en el blog del GITE el comienzo de nuestra experiencia de curso masivo y abierto en línea (MOOC) a través de la plataforma Canvas y bajo el título de “Educación en un mundo conectado”.

En esta misma línea de difundir la información a través de la publicación abierta hemos inaugurado una colección GITE de libros electrónicos sobre Tecnología Educativa. Esta colección nace como fruto de un esfuerzo colectivo y con la vocación de continuidad. Trabajaremos tanto en formato ibook como epub para facilitar las descargas y la lectura en distintos dispositivos.

TIC en Aulas Hospitalarias

TIC en Aulas Hospitalarias

El próximo curso, no hay curso

Me hago eco desde mi blog de la campaña iniciada por mi compañero de la Universidad de Barcelona, el profesor Antonio Bartolomé, que con su lucidez habitual describe la penosa situación en la cual se encuentra la universidad pública española y nos llama a secundar la iniciativa de que “El próximo curso, no hay curso”. Animo a leer su argumentación, pero de forma sintética explico que yo, que nunca jamás he secundado ningún tipo de huelga, en esta situación me parece que es un acto de responsabilidad. Me acuerdo en estos momentos de mi maestro que siempre me dice que “si la sociedad supiera lo que pasa aquí dentro…”. Pues lo que pasa se resume en:

– Profesores con las carreras profesionales completamente paralizadas, lo que implica no poder participar en tribunales, no poder dirigir trabajos de investigación, no poder solicitar reconocimiento a su investigación,…

– Bajas que desde años no se han cubierto, lo que supone engrosar la plantilla de profesorado con asociados que por cantidades míseras de dinero hacen lo que buenamente pueden en las clases que ni siquiera tienen tiempo de preparar (firme usted hoy, empieza la asignatura mañana).

– Plazas que se cubren con profesorado sin especialización, vale cualquiera con tal de que acepte el contrato.

– Mientras aumentan los porcentajes de profesorado a tiempo parcial y pluriempleado, aumenta de forma idéntica la carga de trabajo del profesorado estable que resiste como puede.

– Desánimo absoluto entre el profesorado estable que a lo largo de los último años ha visto cómo ha pasado de ser personal docente e investigador a ser personal administrativo, burócrata, docente a ratillos cuando puede, investigador sin financiación porque no hay, rellenador de papeles mil, cumplimentador de impresos profesional, economista en ciernes y contable,…

– No vamos a hablar de nivel adquisitivo perdido, porque de esto sabemos mucho todos los españoles. Pero sí podemos hablar de la financiación de la investigación que en el momento actual produce tristeza.

En fin, una pena ante una situación lamentable a la que nadie presta atención alguna. Ni siquiera estando en pre-campaña electoral la educación pública parece ser una preocupación de los españoles. Pero con este presente, nos estamos jugando el futuro.

 

Esos planes de estudios…

El mundo vive momentos complicados… pero pensemos en nuestra historia y veremos que el ser humano es muy complejo, así que probablemente nuestros problemas son diferentes a los que vivieron nuestros antepasados, pero ni más ni menos complicados. ¿Y por qué esta reflexión? Pues viene al hilo de la reciente noticia sobre una nueva reforma de los planes de estudios universitarios. Está bien cambiar si los cambios son para hacer mejor lo que antes hacíamos peor, no obstante tengo mis dudas existenciales sobre la optimización del sistema universitario con cada cambio.

Una va cumpliendo ya sus años y por tanto empieza a tener una visión histórica de la realidad. Cursé Pedagogía cuando era Licenciatura de 5 años. E hice un doctorado que tenía 2 años de formación (con sus 32 créditos de entonces, o lo que es lo mismo, sus 320 horas de clases de doctorado) más la defensa de una tesis. Y de entonces acá he vivido cambios de licenciatura de 5 años a otra de 4 y luego otra de 5 y luego el grado de 4…; he vivido el doctorado de 32 que pasó al DEA y que cambió a la suficiencia investigadora y que luego fue máster investigador y  luego las escuelas de doctorado…; he vivido la LOGSE, la LOU, la LRU, la LOE, la LOMCE,… y no sigo, porque me deprimo. Un ejemplo sencillo de entender: en estos años he visto doctorarse a personas con 7 años de formación, con 6, con 5 y hasta con 4 (en los años de transición al modelo de Bolonia).

Siempre he defendido la necesidad del cambio y la innovación, pero como decía al principio, por favor que sea para mejorar. Pero no ha sido así. La situación actual de la universidad española es la de unos títulos hechos a medida de los docentes de cada universidad, es decir, en función de intereses desconocidos e imposibles de analizar con criterios científicos y académicos. Bruselas nos haría un gran favor si diese indicaciones más rigurosas sobre los estudios universitarios. ¿No se ha regulado Medicina para toda Europa? ¿Por qué no se pueden dar indicaciones precisas sobre otras titulaciones? No digo yo fijar todo el plan de estudios, pero al menos fijar la duración del título y fijar unos contenidos troncales básicos en relación a competencias que nadie pone en cuestión. No solamente no hemos sido capaces de converger con Europa, sino que hemos demostrado nuestra incapacidad para converger ni con el vecino. En realidad con el vecino es con el que menos, que hay que competir.  Queríamos convergencia y queríamos movilidad, pero ni lo uno ni lo otro.

¡¡Pero si todo esto es de sentido común!! Pues sí, pero ciertamente en ocasiones parece que es el menos común de los sentidos.